Estás en:

Gripe A

>

Respuesta internacional

Actualizado: 13:09

Abril de 2009. Salta la alarma: un múltiple brote de gripe porcina se extiende por México, donde deja decenas de muertos, y afecta también a EEUU. Poco después, los primeros casos llegan a Europa, extendiéndose rápidamente por todo el mundo.

mapa

México

En este país se sitúa el origen de la pandemia, en un pequeño pueblo denominado La Gloria, donde vive el pequeño Edgar Enrique Hernández, infectado en marzo del virus y considerado el "paciente cero". La voz de alarma la dio el 21 de abril EEUU al analizar en sus laboratorios las primeras muestras de una mujer de Oaxaca, primera víctima de la gripe A.

Argentina y Cuba bloquearon momentáneamente los vuelos procedentes de México, cuyo turismo se ha visto muy resentido. Su presidente, Felipe Calderón, tomó el mando y suspendió las actividades públicas para combatir la epidemia. A día de hoy, las autoridades advierten de que lo peor ya ha pasado, pero la situación sigue siendo de alerta permanente.

EEUU

Ha sido el segundo país en sufrir esta enfermedad y a día de hoy el más castigado por ella. Los dos primeros casos confirmados se produjeron a finales de marzo en dos niños californianos y ninguno de ellos había tenido contacto con cerdos ni antecedentes de ningún viaje a México.

Nueva York se convirtió en una de las ciudades más afectadas del país y Obama tomó las primeras decisiones: ordenó el cierre de los colegios donde estudiaban los jóvenes afectados y pidió al Congreso liberar 1.500 millones de dólares. El Gobierno federal declaró un estado de emergencia sanitaria.

Reino Unido

La primera víctima mortal en Reino Unido lo fue también en Europa, y ocurrió el 14 de junio. Las alarmas se encendieron en el Viejo Continente.

Las autoridades han preferido situarse en las perspectivas más alarmistas, a diferencia de otros países, como España, y prevén hasta 63.000 muertes durante el invierno, una cifra muy distante a las 10.000 que ocurren anualmente por la influenza común. Los datos, proporcionados a mediados de julio por el director general de Salud Pública, Liam Donaldson, contrastan con el número de víctimas fatales que se ha cobrado el virus hasta ahora y que, según sus estimaciones, alcanzará en los próximos meses al 30% de la población y hasta un 50% de los niños.

Francia

El 1 de mayo se conocieron los dos primeros pacientes con gripe A del país, que sí habían viajado a México en medio de la crisis sanitaria. Debido a la alarma social, Francia solicitó una reunión de la UE para restringir los vuelos desde y hacia México, pero España y la mayoría de los 27 se opusieron. El rechazo francés llegó a tal punto, que en el aeropuerto de París-Orly los encargados del equipaje se negaron a recoger maletas que provinieran de México y España por miedo a contagiarse.

Para combatir el contagio masivo de la gripe A tras el inicio de las clases, las autoridades francesas han cifrado en tres el número de casos necesarios para clausurar una escuela y enviar a todos los alumnos a su casa.

Alemania

El primer caso se dio el 29 de abril y su evolución ha sido lenta y sin causar víctimas mortales. El 11 de junio ocurría la transmisión en masa más alarmante: un colegio de Düsseldorf confirmó 27 estudiantes infectados, aunque más tarde la cifra se elevaría a 46, lo que obligaría a las autoridades a cerrar la institución.

En Berlín hubo una gran expectación cuando la prensa alemana confirmó que de los 242 casos presentados en la región de Baja Sajonia, 182 fueron contagiados en España, y un gran número de ellos en Mallorca, principal destino turístico para los germanos, con dos millones de visitas al año.

Japón

Comenzó de forma lenta pero en los últimos días ha amenazado a su población con un contagio inminente que ha llevado al Gobierno a extremar las medidas de seguridad. El caos llegó en mayo a tal punto que, ante la muerte de las primeras cuatro personas y el alojamiento del virus en otras 135, 2.400 colegios decidieron cerrar sus puertas.

Al final del verano el número de infectados era de al menos 5.000 casos, lo que eleva el índice que mide el número de afectados por gripe en cada centro médico al 0,99, a una décima de convertirse en la definición técnica de epidemia. Si se aplica el proceso estadístico del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Japón aumentaría su número de casos a 25 millones, casi una cuarta parte de su población, de más de 120 millones de ciudadanos.

China

El país con la mayor población del mundo afronta uno de sus mayores retos sanitarios para evitar contagios masivos durante el invierno. El ministro de Salud, Chen Zhu, ha advertido de que “China se enfrenta a una situación triste en la prevención y el control” del virus, debido a que no se encuentra preparada para vacunar a la mayor parte de su población.

Sin embargo, la jornada de vacunación comenzó en la capital china el pasado 21 de septiembre y sigue su curso. Preocupa actualmente el avance del virus hacia las zonas interiores del país, a las áreas rurales, donde la población tiene menor acceso a cuidados sanitarios, lo que aumenta el riesgo.

Australia

Los australianos se han convertido en los ciudadanos que más se han contagiado de la gripe A fuera de sus fronteras. Debido a que el virus comenzó justo cuando iniciaba el invierno en este país, la OMS lo ha convertido en el laboratorio oficial de la pandemia.

De Australia llegaron las primeras imágenes que mostraban las cámaras termales en los aeropuertos para detectar posibles casos. También comenzaron allí las inspecciones a las cabinas de los aviones ante la llegada de los pasajeros, en busca de portadores de la enfermedad.

Australia declaró en septiembre el primer caso de gripe A resistente al Tamiflu. Éste se ha convertido en el caso número 13 de resistencia a este medicamento, aunque ha sido considerado un hecho aislado.

España

El 27 de abril de 2009, días después de que el Gobierno activara el Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante la Pandemia de la gripe A, se confirmó el primer caso de esta enfermedad en la UE. Un joven ingresado en Almansa (Albacete) daba positivo en el virus H1N1, y 20 personas más eran sospechosas de poseerlo.

En ese momento comenzó una ola de pánico y alarma en la sociedad que se vio reforzada, algo más de un mes después, cuando una joven de 20 años, asmática y embarazada, murió convirtiéndose en la primera víctima del país. Después de ella, se fueron sucediendo los fallecidos por el virus infeccioso, aunque todos ellos pertenecían al grupo denominado como 'de riesgo', excepto una mujer nigeriana de 33 años , cuyo caso fue remitido a la OMS como excepcional por tener una evolución muy agresiva y darse en una persona sana.

A pesar de la alarma generada, en octubre se autorizaron las tres primeras vacunas para combatir el temido virus, cuyo miedo en la sociedad fue remitiéndose al convertirse en un hecho casi cotidiano y generalizarse como un virus más.